Publicado en Inspiración

#CrónicasWanderinas 1

¿Qué pasó con ese fútbol de hace tiempo? Así suena uno de los cánticos de la Barra Los Panzers, dedicada al club de sus amores y mis amores, Santiago Wanderers de Valparaíso. Cuando escucho ese pedacito de canción, me transporto a los primeros años de mi vida, donde el fútbol parecía tan glorioso y menos mafioso de lo que es ahora.  Me gusta recordar como la dulzura de la niñez, hace ver las cosas distintas, para mi este club era prácticamente como un unicornio, único en su clase, y no digo que no lo sea ahora, pero ahora, este unicornio, único en su clase, está infectado ¿Habrá estado infectado así, de siempre? Cuando el negocio le pone límite una pasión, la dulzura se va desvaneciendo y tienes que luchar por recuperar aquello de lo que te enamoraste y ahí te das cuenta que creces. Los domingos o sábados gloriosos donde mi abuelo con su pilsen se instalaban para saber de los resultados ya no existen, yo intentando entender esa camiseta verde que le encantaba tanto a mi primo, ya no existe, ahora es parte de mí, pero esa camiseta verde, ahora corre pobre y desganada, desde la banca observa un egocéntrico, narcisista y fanfarrón técnico que no tiene ni una pizca de dignidad y humildad para admitir que no ha sabido hacer bien las cosas. Desde más arriba miran unas personas, personas que deben pertenecer al 10% de este país, si no lo es menos; ellos se hicieron cargo de un club que se caía a pedazos, que divididos socios no tenían idea de cuál era la mejor decisión, pero yo sí la tuve, abstenerme de votar, por que no podría llevar el peso de haber elegido a esas personas. Esas personas que miran desde arriba, trajeron promesas y buenos augurios, así como los políticos, que mejores tiempos vendrían ¿pero vinieron? Cada año el club va peor, sólo recuerdo haber tenido esa mínima experiencia cercana a la copa, en aquella final con Colo – Colo y esa extraña suerte que nos dió la vida antes de descender de ser campeones en la Copa Chile ¿ok? ¿eso es suficiente? No. Desde la simplicidad de mi opinión, intento entender cuál es el motivo de todo esto ¿Que el club funcione precariamente mantiene su negocio? ¿Es rentable? ¿Les es suficiente? Se a la perfección que lo que pase con el pueblo, no es de su importancia, ni interés, pero al menos ¿no les gustaría representar algo mejor? ¿Así como para ponerle una pizca de esfuerzo? Así como para que su imagen se vea un poco más DIGNA. Sólo se que a esos dirigentes y a ese técnico les pesará el fantasma de la mediocridad, por que es fácil mantenerse en la zona de confort, en vez de salir y hacer las cosas mejor. Ese es un gran problema de la sociedad chilena, hacer funcionar el barco al mínimo ¿total anda no? No se que le hicieron a mi club, pero quiero volver a tener esos días mejores, donde el carnaval de verdad existía, por que había 1 y mil razones para celebrarlo.

Los hinchas seguimos presentes, amando al decano en la cancha, pero es imposible no  sentir esa amargura al pasar por la sede, al salir de la cancha, al vivir el día a día, donde nadie da solución a nada.

Y a pesar de mi desgano, de mi tristeza, se que no todo está perdido mientras sepa que aún hay Wanderinos luchando.

Autor:

26 años. Enfermería. Me gusta escribir, leer, viajar, tatuarme y amar. 😄 #SWanderers contacto: leyendoporlavida@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s